Los errores de Gnome

Me encanta el proyecto Gnome, desde siempre he estado enamorado de él, era tener como un Mac pero de bajo precio y además podías tocar el código fuente, había una comunidad y era usable, cada vez más rápido y cada vez más bonito.

Pero se lio parda, la decisión de revolucionar Gnome con Mono supuso una fragmentación en la comunidad, Mono acabó por su lado y Gnome por otro con lo que años de esfuerzo se diversificaron. Y salió Gnome 3, bello, nuevo… pero de nuevo revolucionario. Rompía con el pasado, y en vez de sumar restaba, después Unity, después un fork por parte de Linux Mint y ahora fuera de Debian, la distribución que lo hizo grande. ¿y todo esto porqué?

El porqué, por factor ideológico, para muchos es más importante la licencia, que los usuarios, la pureza del código que la funcionalidad que se desarrolla. Y es más importante hacer la paja mental del momento que el no romper con el pasado y evolucionar. No revolucionar, evolucionar a buen ritmo.

Me acuerdo de la Guadec de Sevilla de hace unos años, se preguntaron donde estaban los usuarios, y claro, yo lo tenía claro quejándose de Guadalinex. En vez de utilizar este feedback para poder enfocar su desarrollo, se quejaban de la falta de participación de estos. Además, no es un dato objetivo, pero también ha bajado el número de voluntarios a la hora de codificar nuevas funcionalidades.

Falta una cabeza visible que lidere el proyecto, la ida de Miguel de Icaza se nota, la falta de coherencia se nota, no todo se resuelve en asamblea votando.

Ritmo en el Software Libre

El mundo del software libre no es caótico, pero tiende al caos. El ritmo de codificación se lo dan los distintos programadores,ingenieros, entusiastas y aficionados echando horas de programación de manera paralela y sin pedir permiso. Porque lo importante no es el proyecto en sí, sino lo que hacemos todos juntos programando. El ritmo lo marca en el mundo del software las funcionalidades implementadas, y como todo ritmo, se compone no sólo de notas sino también de silencios. Sin embargo, los silencios en el mundo del software viene dado por grandes conversaciones respecto a qué se quiere implementar y que vamos a hacer en común. Y cuando hay silencio de verdad, lo mismo que no hay música no hay software libre.

Veamos en este video como trabajan juntos Electric Nana y Carlos Jean:

Carlos Jean y Electric Nana

Carlos Jean ha publicado una base, una base para que todos colaboren y recibe feedback de todo el mundo,él decide cual más le gusta, él y sólo él porque es el único músico que trabaja actualmente en el proyecto, cuando se una Electric Nana serán dos y ella pone su impronta y su trabajo en la voz. Entonces ahora tenemos dos trabajos independientes que han decidido tener el mismo ritmo para crear algo juntos.

Pero realmente es el ritmo de la codificación de código algo más que echar lineas de código, yo creo que sí,es importante que alguien lance un proyecto, es importante que otros colaboren y pongan su impronta y que opinen, pero que es lo que realmente pasa. Y aquí ya empiezo con puntos negativos, que vienen los opinadores y quieren imponer su opinión, quieren que el que programa programe otra cosa, como si pretendemos que Electric Nana cante como tenor y Carlos Jean toque Jazz en lugar de música electrónica. Y como Electric Nana, no es tenor y Carlos Jean no toca (que yo sepa) Jazz pues el proyecto se para…

Por eso el ritmo de la músico y la codificación la deben tener los músicos por un lado y los que programan en lo suyo.

A %d blogueros les gusta esto: